«

»

Viajes con periquitos

Los periquitos son una bonita mascota, no solo por su plumaje sino por sus grandes características que hacen que sea una de las aves domesticas más queridas en el mundo. Sin embargo, como cualquier otra mascota, conlleva algunas obligaciones y atenciones especiales. Una de ellas es el cuidado durante las vacaciones o viajes largos.

¿Qué hacer cuando nos vamos de vacaciones?

  • Una alternativa son las residencias para animales domésticos, claro que a los propietarios este no les suele parecer la mejor solución, ya que dejar nuestros periquitos al cuidado de otra persona nos puede hacer sentirnos angustiados y preocupados. Lo que debemos mirar antes de dejarles en una residencia son la higiene del centro, las instalaciones, los precios y el cuidado y atención que nuestros periquitos van a recibir.
  • Otra alternativa más socorrida son los familiares y amigos, que siempre pueden echarnos una mano durante ese viaje con nuestras mascotas.

Si ninguna de estas opciones es posible, deberemos llevarnos a nuestros periquitos con nosotros.

Si elegimos llevárnoslos, deberemos tener en cuenta el material que necesitara nuestro/s amigo/s en su “nuevo” hogar:

  • Jaula, preferentemente una un poco más pequeña para el viaje en la cual no puedan moverse demasiado y no puedan golpearse si se agitan durante el viaje.
  • Accesorios de la misma: comederos, bebederos, saltadores…..
  • Desparasitadores u otras medicinas que pueda estar tomando nuestro pajarillo.

Mientras se realice el trayecto:

Debemos hacer pausas durante el recorrido, para relajarnos, y dejar que nuestros periquitos también lo hagan. Este es un buen momento para dejarles solos en la sombra del coche para que coman si no lo han hecho con anterioridad.

Ojo!! Tenemos que tener en cuenta el tiempo que van a estar nuestros pájaros solos en el coche, ya que el sol puede cambiar de posición y les puede dar un golpe de calor.

Si el viaje es en avión o en tren:

Mientras el peso de la jaula más nuestros periquitos no supere los 6 kilos, podemos llevarlos con nosotros, pero si por el contrario pesan más de seis kilos ( ya tienes que tener periquitos para que esto ocurra…) deberán ir en otra sección con los demás equipajes de carga. No siempre esto se cumple, e incluso algunas compañías aéreas no permiten llevar animales domésticos.

Hay otra posibilidad, que consiste en compañías que se dedican al transporte de animales. Podemos reclamar sus servicios para que los trasladen hasta la zona a la que nos vayamos a desplazar.

Consejos:

  • Debemos pensar antes que nada si el lugar de destino esta a muchas horas de casa, para planificar el trayecto y realizar las paradas correspondientes.
  • Si no estamos seguros si encontraremos comida adecuada lo mejor será llevarla de casa.
  • Procuraremos que el periquito se encuentre en condiciones favorables y que haya bebido antes de salir.
  • Puede que estén muy asustados durante todo el viaje. Procura hablarles bajito y/o cantarles y ponerles música, que les relaja bastante.
  • Quita los columpios y juguetes de la jaula para evitar que puedan marearse.
  • Los bebederos es mejor quitarlos, con el movimiento lo más seguro es que se salga el agua. Lo mejor es dejarles un trocito de lechuga y un comedero con la comida necesaria para el viaje.
  • No se te ocurra soltarles en el coche, puedes tener un disgusto si un periquito se posa delante de ti impidiéndote la visión completa y pueden ser motivo de distracción y accidentes.
  • Si en algún momento necesitas bajar la ventanilla o llevas puesto el aire acondicionado (lo mejor sería no ponerlo), asegúrate de taparles con alguna mantita o mismamente con un abrigo o chaqueta para que no les de la corriente. ¡No queremos que se pongan malitos!
  • Si vas en coche, la mejor forma de llevarlos, es atarlos con el cinturón como si se tratara de una persona (para que me entendáis).

Viajes con periquitos

Para los viajes cortos y de corta estancia en el lugar de destino:

Mucha gente se va al pueblo los fines de semana. En este caso, o en el de que salgamos durante un fin de semana o una semana a lo sumo, podemos dejar a nuestras mascotas en casa. Debemos mirar que no les vaya a faltar comida, con lo cual, para una pareja deberíamos poner dos o tres comederos llenos hasta arriba y dos bebederos, más la bañera si tienen. En verano el agua puede secarse o puede acabarse con rapidez, asique debemos tener esto en cuenta para no encontrarnos con algún desastre a nuestra vuelta. Lo mejor sería poder dejar la llave de casa a algún vecino de confianza que pudiera mirar que no les falte de nada a nuestros periquitos, y ya que estamos, que nos subiera y bajara las persianas de vez en cuando para que la casa no parezca inhabitada.

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.