«

»

Pautas para una Buena Elección

A continuación os recomiendo una serie de pautas para hacer una buena elección antes de adquirir nuestro periquito.

La edad

Tanto un periquito excesivamente viejo como uno muy joven deben desecharse. El primero, porque al ser mayor tendremos más problemas a la hora de que se acostumbre a nuestro hogar y a nosotros mismos, y en el segundo caso, porque pueden vendérnoslos cuando aún apenas saben comer.

Últimamente se está poniendo de moda vender periquitos criados a mano o papilleros. Esto trae como consecuencias que el periquito pierde parte de su carácter natural, porque se comporta como si nosotros fuéramos congéneres suyos. Puede parecer bonito un periquito que no se asusta de nuestra presencia y que nos persigue para alimentarlo, pero esto puede ir acompañado de trastornos en el comportamiento. Es igualmente posible conseguir un periquito adiestrado con esmero y paciencia. Por ello, es mejor desechar los ejemplares criados a mano, centrarnos en los jóvenes entre dos meses de edad y un año.

 

Métodos para descubrir la edad de un periquito.

  • El más conocido y empleado es mirar las ondulaciones de la frente. Un periquito joven tendrá las ondulaciones hasta la cera, y es posible que sobre la zona de las manchas gulares también tenga ondulaciones o rayas negras. Al ir madurando el periquito va perdiendo ondulaciones de la frente en cada muda de sus plumas, y va quedando la cabeza blanca en los periquitos de la línea azul y amarilla en los de la verde. Cuantas más ondulaciones tenga más joven será.Pautas para buena elección periquitoelección periquito
  • Otra técnica consiste en mirar los ojos. Los ejemplares jóvenes tendrán los ojos completamente negros, mientras que los adultos tienen una circunferencia blanca alrededor del ojo. En ejemplares pertenecientes a razas como el pío recesivo, esto no es posible aplicarlo, ya que tanto jóvenes como adultos carecen del círculo blanco.
  • Los ejemplares adultos, deben tener la cera bien definida, es decir, la cera tendrá su color definitivo. Azul violácea para los machos y entre blanco y marrón para las hembras. Como en el caso anterior hay variedades que no cumplen esta coloración.
  • Un ejemplar muy joven tendrá la cola más corta que un adulto, y el plumaje menos intenso, al igual que los ejemplares viejos, que irá perdiendo color a medida que vayan creciendo e irá mostrándose más sucio. Además, en ejemplares bastante mayores la cera pierde color, se torna áspera y puede agrietarse.

 

Sexo

Una vez que el periquito comienza a madurar, La cera va tomando su color definitivo. Esto sucede alrededor de los seis meses de edad. En el macho, se vuelve azul, más o menos oscuro, y en ocasiones azul violácea. En las hembras la cera toma los colores entre blanco, beige y marrón. Generalmente este aspecto es válido en casi todas las especies, aunque existen variedades de color, en las que los machos no tienen la cera azul, sino rosa uniforme. Este es el caso de los píos recesivos, los albinos y lutinos, los lacewings, los blancos y amarillos de ojos negros, y los flavos o bayos. Consulta aquí el sexo de tu periquito.

El sentido de identificar el sexo, tiene como finalidad escoger periquitos que puedan formar parejas. La mejor combinación (teniendo en cuenta que lo mejor es tener más de un periquito porque son muy sociables), es la pareja común. El macho y la hembra.

La segunda opción es la de dos machos, ya que pueden tener alguna pelea pero no son tan ariscos como las hembras y por lo general no llegan a producirse grandes consecuencias. El último caso sería llevarse dos hembras. Esto no es del todo aconsejable si no han convivido desde pequeñas juntas, y aun así, nos arriesgamos a continuas peleas entre ellas. En caso de tener más de dos periquitos, siempre tendremos que tener el mismo número de machos que de hembras, o más machos que hembras.

 

Complexión

El periquito es un ave vigorosa de complexión atlética. Debemos tener en cuenta que las características que tengan nuestros periquitos, las heredaran sus hijos si les damos la oportunidad de criar. Por ello, de padres con una figura esbelta saldrán crías esbeltas. Por lo general las variedades de color mas esbeltas son las dominantes, y las menos esbeltas y de menor tamaño son las recesivas. Estas pequeñas diferencias no se aprecian en muchos casos debido a los cruces de los que provienen los ejemplares. Por tanto, deberemos mirar que nuestro periquito tenga fuerza en las patas, que no tenga las alas caídas, y que esté en su peso ideal, preferiblemente un poco más gordito que delgado.

 

Estado anímico

Un periquito sano se mostrará alegre y juguetón mientras que uno enfermo, permanecerá inmóvil con el plumaje erizado. Si queremos un periquito que se mueva y sea alegre solo debemos esperar delante de la puerta unos veinte minutos y observar el comportamiento de todos. Veremos cuáles son los que “mandan” y cuáles son menos dominantes, y entre ellos decidiremos cual tiene el carácter que más nos gusta o que mejor nos parece.

Articulos relacionados:

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.